Metodología de Estudio

El curso 2017 - 2018 constará de 11 meses de duración (Marzo -finales de Enero). Las clases teóricas se imparten durante una jornada a la semana, y tienen una duración de 4 horas. Hasta la siguiente clase teórica, el alumno deberá estudiar lo que se ha impartido esa semana, realizar las preguntas temáticas correspondientes al temario impartido y compatibilizarlo con repasos de lo estudiado en semanas anteriores. Una vez el alumno domine una parte importante de la materia, se programará además la resolución periódica de exámenes tipo para ir adquiriendo la práctica imprescindible, corregir errores e identificar aquellos temas sobre los que debemos incidir.

En cursos anteriores creamos cursos intensivos de estudio (Julio-Enero). Sin embargo, los resultados fueron malos comparados con el grupo anual. Creemos que para una correcta asimilación de la materia es necesaria una longitud del curso mayor, y no volveremos a impartir este curso en el futuro.

Consideramos que si el alumno se dedica a estudiar a tiempo completo (se recomienda unas 8-9 horas al día, 5 ó 6 días a la semana), el curso de Omega Radiofísica ofrece garantías más que suficientes para llegar perfectamente preparado a la realización del examen, independientemente de la orientación seguida en la carrera de Física o incluso de la carrera estudiada. Durante este tiempo, se alternarán fases de estudio de material nuevo con fases de repaso. Asimismo, se planifica un tiempo de descanso (las dos primeras semanas de Agosto). Las partes del temario con mayor presencia en el examen, serán estudiadas con más hincapié y repasadas un mayor número de veces.

A partir de Septiembre, cuando ya el alumno debe dominar una parte importante del temario, se programa la realización de 1 examen de convocatoria semanalmente, para ir adquiriendo práctica en la realización de exámenes y en el control del tiempo.

 

En las semanas de repaso, además se reparten exámenes con recopilaciones de preguntas de todas las convocatorias.

 

También se realiza en clase 16 simulacros (235 preguntas nuevas, con 5 horas de duración) repartidos a lo largo del curso (última semana de Agosto, Octubre, Noviembre y otros 5 tras concluir el temario del curso hasta la fecha del examen). La realización de estos simulacros es esencial, ya que se trata de exámenes con preguntas que no han salido en otras convocatorias, y que se han realizado con la intención de que sean lo más parecidos posibles al examen real. Por ello incluyen preguntas de muy difícil solución, mal planteadas o que no se ha estudiado en la teoría. Así se entrena también la capacidad de decisión sobre qué preguntas debe uno saltarse rápidamente, puesto que el tiempo de resolución es muy limitado para la gran cantidad de problemas existentes.

Con las clases presenciales se optimiza el tiempo. En las sesiones semanales de teoría se dedica el esfuerzo a comprender los conceptos más difíciles, comprensión que se afianza respondiendo todas las preguntas sobre el tema que han salido en las convocatorias (recopiladas por el profesor en submaterias muy especializadas) que se entregan con cada clase. Los apuntes que se reparte no son el desarrollo de farragosos temas teóricos; sino todas las claves, esquemas y fórmulas que es necesario memorizar, dando numerosas reglas mnemotécnicas para ayudarte a ello. El responder inmediatamente después del estudio a TODAS las preguntas que han aparecido sobre el tema en cuestión en las convocatorias anteriores ayuda a afianzar los conocimientos, corregir fallos y a evaluar el progreso personal.

Paralelamente a las clases presenciales, los alumnos disponen también de un foro privado en el que el profesorado va resolviendo a lo largo de la semana las dudas teóricas y prácticas que van surgiendo en el estudio.