Examen de Acceso

Cualquier licenciado superior oficialmente reconocido en disciplinas científicas y tecnológicas puede presentarse al examen de acceso. Evidentemente, el que haya cursado la carrera de Física tiene la ventaja de haber estudiado temas mucho más similares a lo exigido, pero es perfectamente posible superar este examen partiendo del conocimiento adquirido durante cualquier otra licenciatura de ciencias.

Para acceder al título de especialista en Radiofísica Hospitalaria es necesario superar un período de residencia, análogo al realizado por los médicos y conocido popularmente como MIR.

 

Para poder hacer la residencia es necesario realizar un examen de acceso a nivel nacional que se realiza con periodicidad anual. La oferta de plazas (actualmente unas 30) se publica en el BOE; y los aspirantes (alrededor de 300) que superen la prueba eligen por riguroso orden de puntuación la plaza de formación que decidan entre las unidades docentes disponibles. Sobre 2 de estas plazas se reservan para el cupo de personas con discapacidad.

 

El examen consta de 235 preguntas, de las que sólo se evaluarán hasta 225, quedando 10 para cubrir posibles preguntas anuladas. Cada pregunta (de tipo test) presenta 5 posibles respuestas con sólo una correcta. Cada pregunta acertada suma +3 puntos a la puntuación del examen, mientras que cada pregunta fallada cuenta –1.

 

Las preguntas tratan sobre cualquier tema de la física, aunque tradicionalmente algunas asignaturas, como las relacionadas con la física nuclear o la instrumentación nuclear han tenido mucha más presencia que otros.